you're reading...
Uncategorized

Más que un trabajo

Reportaje realizado para la asignatura Periodismo Especializado II de la UPV, impartida por Lucía Martínez Odriozola.

Más que un trabajo
Los profesionales que ejercen de intermediarios entre creadores y público representan una corriente laboral perseguida por personas que buscan sentirse realizadas por su trabajo

Eran principios de los setenta cuando Antón Merikaetxebarria paseaba por Londres. Sin quererlo, se topó con el rodaje de la película ‘Frenesí’, de Alfred Hitchcock.
-Usted es el segundo mejor director del mundo.
-¿Quién es el primero?
-John Ford.
-De acuerdo.

‘The fortunate few’ (Algunos afortunados) son los protagonistas de una tendencia laboral en la que la producción y el consumo marcan el patrón de vida de individuos para los que trabajar, como decía Woody Allen, “son unas vacaciones constantes”.

Antón Merikaetxebarria, director de cortometrajes y documentales, y crítico de cine, asegura que se siente “privilegiado con esta profesión, es una gozada”. Con más de 25 años escribiendo reseñas de cine en distintos medios, opina que su función es la de “intermediario entre el autor de la obra y el público”. Además, afirma que “hay que ser honrado y tratar de elevar honestamente el gusto del público en relación con el cine”. Pero no es oro todo lo que reluce. Merikaetxebarria comenta que “no es una profesión bien pagada, ni está muy valorada en este país”.

La visión de Juan Pastor es distinta. Ha publicado doce libros y creó la colección de poesía y ensayo ‘Devenir’ en 1984. “No lo entiendo como una profesión, porque la cultura no puede ser una profesión, tiene que ser una actitud”. Para él, su labor como escritor y editor es una necesidad que conlleva un compromiso, y lo que pretende es “crear un mundo más feliz”. Con sus herramientas reivindica la necesidad de la cultura. “Me enriquezco y para mí es un privilegio que no todo el mundo tiene. Estoy haciendo lo que tengo que hacer”.

Jaime Cuenca, investigador del Instituto de Estudios de Ocio, opina que “se están mezclando las actividades que tradicionalmente se han hecho fuera del horario laboral, con el propio trabajo”. Cuenca denomina dichas labores como “los nuevos trabajos de ocio”, y asegura que “lo que prima es la calidad objetiva del servicio que llega al público, pero no es lo determinante muchas veces, si no que el público sea capaz de construir un significado propio para acceder a algo que sea significativo para él”.

Un estudio realizado por varias universidades estadounidenses muestra que se trata de una tendencia perseguida por personas que buscan sentirse realizadas con su profesión. El trabajo va más allá de lo que implica un cheque de pago. Es un proceso de consumo que ofrece recompensas intrínsecas para el hacedor. No es solo un medio para un fin. Es un fin en sí mismo. El estudio concluye que este tipo de trabajos, aunque gratificantes, también son exigentes. Pero asegura que la mayoría de los afortunados coinciden en que no pueden imaginarse haciendo otra cosa.

Anuncios

Acerca de Teresa Lapresa

Rioja del 87. Soy Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Burgos y en Periodismo por la Universidad Pública del País Vasco. Especialista en Didáctica de Castellano como LE/L2, ahora estudio Marketing online y Comunicación 2.0. Loca por trabajar y poder aplicar todo lo que he aprendido durante mi formación y en mis experiencias profesionales y personales.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

También en Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: