you're reading...
Uncategorized

Hotel ‘San Pedro’

Verano, calor sofocante, ratos muertos… ¿Qué mejor sitio para pasar la época estival que un hospital? Habitación individual, terraza, aire acondicionado… Todo lujo de detalles al servicio del paciente. Así son los hospitales de campaña electoral. Eso sí, luego vienen los problemas. Como podíamos leer el pasado 2 de agosto en larioja.com, el ‘San Pedro’ ha cerrado 44 camas y dos áreas hasta septiembre http://www.larioja.com/v/20110802/rioja-region/hospital-pedro-suprime-camas-20110802.html. Así, llegan las prisas y las presiones para mandar a los pacientes a casa.

32 días en un hospital dan para mucho. Y si te tocan dos puentes dan aún para más. El personal (excelente con los pacientes), es escaso en “temporada baja”, no da abasto. ¿Por qué iba la Administración contratar a más gente para el verano? Les entiendo, ¿a quién se le ocurre ponerse enfermo en verano? Si es que… cómo somos.

Tema aparte es la privatización de ciertos servicios. El parking (paciencia, e id con tiempo) o la lavandería, entre otros. Pijamas rotos, sin botones, sabanas ásperas, con un olor… Pero qué se puede esperar después de una privatización que ha dejado a mucha gente en la calle (directa o indirectamente, ya que algunos fueron colocados como celadores, por lo que éstos también sufrieron las consecuencias). Claro, es mucho más rentable tener al personal justito cobrando un sueldo interprofesional mínimo. Obviamente, éstos tampoco dan abasto.

Eso sí, el ocio está a la orden del día. El edificio está plagado de televisores de gran calidad. Televisores encendidos en salas de espera desiertas, emitiendo Teledeporte en la mayoría de los casos, en ‘mute’. Un derroche inútil, que imagino esté compensado en parte con lo que pagan los pacientes por ver la tele al día, 5 euros. Vamos, unos 160 euros en 32 días. Una barbaridad. ¿Nadie puede pararle los pies a la empresa privada que lo gestiona? ¿Es que no pueden ajustar los precios con un poco de sentido común? Son muchas e interminables las horas que pasan los pacientes allí. Y desde luego, también son muchos los que se lucran de esto. Hace poco leí en algún sitio algo así: “Que vean menos la tele y que lean más”. Lo que hay que aguantar. ¡Me gustaría ver qué haría usted 32 días encerrado en un hospital!

Pero bueno, tampoco voy a quejarme de todo. También hay cosas buenas. Las habitaciones, mientras se mantengan individuales, están muy bien. El servicio de autobuses que paran en el Hospital (con unos conductores de lo más agradables) es bastante cómodo. De hecho, la línea 1 acaba de incorporar esta parada a su recorrido. Y por supuesto, un 10 para el personal de ‘Hospitalización a domicilio’.

Conclusión: no caigáis enfermos, ni en verano ni en invierno.

Anuncios

Acerca de Teresa Lapresa

Rioja del 87. Soy Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Burgos y en Periodismo por la Universidad Pública del País Vasco. Especialista en Didáctica de Castellano como LE/L2, ahora estudio Marketing online y Comunicación 2.0. Loca por trabajar y poder aplicar todo lo que he aprendido durante mi formación y en mis experiencias profesionales y personales.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

También en Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: